María Torrejón Rojas es consciente que su candidatura es el resultado de muchos años al servicio de las personas de la comuna de Diego de Almagro. Hija de Inca de Oro, nació en Chañaral, porque la matrona no se encontraba en el pueblo minero. Tras la dictadura, debió trasladarse junto a su familia, a Río Hurtado, pueblo al interior de la región de Coquimbo, y luego de un tiempo, regresar a su tierra amada. Se desempeñó en distintos lugares en el mineral de El Salvador, descubriendo que el servicio público es su vocación, siendo presidenta de la junta de vecinos de Wanapri. Posteriormente, asume como Delegada Municipal, desarrollando una gestión de respuesta oportuna, teniendo en el liderazgo y el trabajo cercano, sus principales virtudes, siendo reconocida como una gestora y solucionadora en terreno, de las dificultades de los ciudadanos y ciudadanas de dicha localidad.

P: ¿Cómo llega la posibilidad de ser concejala?

R: “Desde joven integré el partido comunista, pues tengo claridad, que es el más cercano a la búsqueda de justicia y dignidad para todos. Siempre admiré a nuestra Gladys Marín, de quien destacó su espíritu de lucha, consecuencia y ganas de alcanzar un Chile más justo. Me ofrecieron ser concejala y tomé la oportunidad, con la convicción que la cercanía es fundamental para lograr un buen trabajo, pensando en las personas de nuestra comuna”. 

“Como presidenta de la Mesa del Adulto Mayor y de Salud del concejo, he logrado impregnar en todas mis acciones, esa fuerza y sensibilidad propias de nosotras las mujeres, puesto que el contacto con las personas, es fundamental para hacer un buen trabajo”.

P: Y hoy, como candidata a alcaldesa, ¿Cómo se visualiza?

R:“Primero que todo, pedirles a los habitantes de la comuna, a los candidatos y candidatas, que esta campaña en la que nos jugamos tanto, sea llevada con respeto y responsabilidad. No creo que la descalificación injustificada, el manipular información para sacar beneficios sea una buena opción. Creo fervientemente, que las ideas deben ser la base de este proceso, por cuanto las personas, nuestra gente, necesita propuestas, programas de gestión”.

“Nuestro municipio debe dar un salto de calidad, un cambio en la gestión, centrando su trabajo en las personas, con participación y en terreno. Hemos desarrollado muchas cosas durante estos 16 años, sobreponiéndonos a dos aluviones y sabiendo llegar a los más necesitados con ideas innovadoras como la clínica de diálisis, la piscina en Inca de Oro, el jardín de abuelitos y pronto, la clínica de medicina integral y las cámaras hiperbáricas, entre tantas otras obras, que, sin lugar a dudas, reflejan servicio en favor de las personas. No obstante, nuestra gente necesita mejorar la salud, que tengamos especialistas, para que, por ejemplo, contemos con instalaciones para que nazcan niños y niñas en la comuna. Por otro lado, los habitantes de la comuna, quieren más empleos, mayores oportunidades y para ellos debemos prepararnos, capacitarnos, mejorar, porque las cosas no llegarán por arte de magia. Es necesario que coordinemos, organicemos y gestionemos con las empresas que invierten en la zona, para que sean nuestros aliados en la generación de empleos. Que ellos tengan claro, que el rol de Responsabilidad Social Empresarial, debe fundamentarse en beneficios concretos a los habitantes de la comuna. Se trata de trabajar la inversión, pensando también en mejorar la calidad de vida de nuestros habitantes. No obstante, el rol de nuestro municipio, debe ser activo en capacitación, para formar personas preparadas, eficientes y con energías, para poner el alma, por mejorar esta hermosa comuna”.

P: Un elemento que demanda la comunidad, es tener injerencia, participación en los procesos de cambio. ¿Cómo aborda esto en su candidatura?

R: Como municipio, debemos avanzar hacia la consolidación de participación, de diálogo, en que cada uno de los habitantes de esta comuna, tenga el espacio que merece. Que el arte, la cultura, el deporte, sean instancias de expresión, donde nuestros jóvenes, nuestros niños y niñas, nuestros hombres y mujeres, los abuelitos, canalicen adecuadamente sus inquietudes. Una comuna sustentable, con prioridad en el cuidado del medioambiente y que, además, considere los sitios patrimoniales en el desarrollo de nuestro trabajo. Es por eso que, es nuestro rol como municipio, generar esos canales, esas vías de expresión para consolidar un municipio fundamentado en la participación”.

P: Chile en el último tiempo, ha visto como las luchas por la diversidad, los pueblos ancestrales entre otros, se toman las calles y son temas obligados en distintos ámbitos ¿Cómo visualiza este tipo de acciones?

R: Chile sin lugar a dudas, despertó y eso se refleja en muchos aspectos de la vida de las personas. Estoy convencida, por ejemplo, que nuestra comunidad colla, debe tener el sitial que se merecen. Que divulguen su cultura en nuestros estudiantes, que tengan en su territorio, un lugar seguro donde desarrollarse y sean respetados en su esencia e identidad, como pueblos pilares de la historia de esta comuna. Además, debemos considerar el respeto y valor por las personas con discapacidad, teniendo en la generación de empleos y oportunidades de desarrollo, un eje fundamental de gestión, junto con priorizar en la accesibilidad a todos los espacios y lugares, para que la integración sea completa y no un simple eslogan, que luego se deja tirado en un escritorio. Debemos, lograr también, la integración y respeto total hacia las mujeres, en el tema salarial, trabajando fuertemente para que la violencia de género quede en el pasado. Junto con ello, Diego de Almagro, debe ser una comuna, diversa y respetuosa, tolerante e integral, que valore a las personas, por lo que son, lo que piensa y no por lo que visten. Porque en esa diversidad, en esa opinión diferente, está la energía que nos impulsa a mejorar cada día”.

P: Un elemento que ha marcado la pauta nacional es el cambio a la constitución. ¿Cómo ve este tema a nivel comunal?

R: “Nuestra comuna al igual que todo el país, ya no es la misma y por eso, debemos centrar nuestras energías, en un concepto que ya no es moda, es un grito desesperado de todos los que luchan. Porque la dignidad, esa que está en boca de todos y todas, es esencial para avanzar y estoy segura, que los que exigimos esa dignidad, los que marchamos, lo hacemos pensando en mayores oportunidades. En una salud y educación gratuita, universal y de calidad para todos. Junto con ello, centrar la discusión de las pensiones no en el lucro de los grandes empresarios, sino más bien, en lograr jubilaciones que permitan a nuestros adultos mayores, vivir con dignidad. Hoy nos encontramos en un período de grandes transformaciones, pues, todos los queremos mejor cultura, más espacios de deporte, que la vivienda sea un derecho, sabemos que el período edilicio que se acerca, estará hermanado con la gestión de los constituyentes, que buscarán cambiar la constitución de la dictadura, por una con mayores derechos para todos. Una constitución solidaria, democrática y participativa, que esté a la altura de las demandas de nuestro pueblo”.

“Creo que un municipio, más que cualquier forma de espacio del Estado, debe fundamentar su gestión en la participación, en el trabajo en terreno y en la escucha a la comunidad. Es por eso que, en nuestra gestión, procuraremos sacar el municipio a los barrios; a El Salvador, a Inca de Oro, desarrollando concejos comunales en dichos espacios. Junto con ello, crearemos concejos participativos en distintas áreas, como el deporte, los jóvenes, para que tengan instancias de expresión y seguimiento de las iniciativas. Porque más que nunca estoy convencida que, el cambio de gestión, la búsqueda de una mejor comuna, depende de todos y todas, por lo mismo, invito a cada una de las personas, a participar de este proyecto”.

Por canal96

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *