Fue una sencilla ceremonia, pero no por aquello menos significativa. Hoy se cumplen seis años de la desaparición de quien fuera por ese entonces un joven lleno de vitalidad, que al ver lo que pasaba en su comunidad quiso salir a ayudar.
Álvaro Plaza se convirtió aquel 25 de marzo del 2015 en héroe. De esos anónimos, de esos que sin medir el esfuerzo hacía lo que fuera por ayudar a su prójimo, y así se fue, ayudando al que más apremiado.

La imagen está patente. El carro del cuerpo de Bomberos de Diego de Almagro en medio del caudal del rio Salado, que a esa hora arrasaba la comuna minera de extremo a extremo. Un registro audiovisual dejó inmortalizado de por vida el último esfuerzo del joven bombero entregando consuelo al más necesitado, a ese niño que logró dejar a salvo, pero que cobró su vida cayendo al caudal, perdiéndose su rastro hasta el día de hoy.
Hoy, como cada 25 de marzo de los últimos 6 años, sus camaradas lo recuerdan en el mismo punto donde se le vio por última vez, junto a su familia, vecinos y cercanos. Esta vez las autoridades comunales también quisieron estar presente en el memorial construido en su nombre. Alcalde y concejales de la comuna dieguina fueron parte de las personas que quisieron mantener vivo el recuerdo de Álvaro, el brigadier héroe que por salvar vidas hipotecó la propia.vida.

Por canal96

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *